El ESTO es parte del acervo cultural del país: Fernando Schwartz

DAVID SEGOVIANO 

FOTO: ULISES BRAVO 

Fernando Schwartz puede hablar como pocos del ESTO. Colaborador en sus páginas desde hace 21 años, su cercanía con don Mario Vázquez Raña le dio una perspectiva diferente del medio que nació en los inicios de la década de los 40. Pero su relación con las páginas sepia nació mucho antes incluso de dedicarse al periodismo deportivo. Desde niño, previo a su participación, a los 11 años, en el famoso programa El Gran Premio de los 64,000 pesos, ya era ávido lector de El Diario de los Deportistas.

TAMBIÉN PUEDES LEER: El ESTO está en las páginas de la familia de Geo González

“A mí me gustaba leer el periódico de principio a fin, porque leo muy rápido, entonces, veía el encabezado me interesaba, me metía a leer la crónica del partido. Además, siempre ha habido plumas muy buenas, y después tuve la suerte de trabajar con ellos, y a final de cuentas eso creó una sinergia”, comenta.

Fernando inició su trayectoria profesional en radio a los 15 años y no se ha detenido, pasando también por televisión, radio, prensa escrita y es hoy uno de los periodistas deportivos más activos en redes sociales. Con la experiencia a cuestas de nueve Copas del Mundo de futbol, siete Juegos Olímpicos de verano y cuatro de invierno, Schwartz recuerda las muchas veces en que coincidió con los periodistas del ESTO en esos eventos.

“Recuerdo mucho a Víctor Cota que sigue siendo mi amigo. La enciclopedia andante del boxeo, sin duda alguna, don Víctor, que a sus ochenta y tantos años es tan lúcido que uno quisiera llegar a su edad cómo está él y te platica del boxeo como nadie. Con Nacho Matus me tocó viajar muchísimo a coberturas de Selección Nacional, iba mucho con el fotógrafo, con Roberto Sánchez, luego con Jorge Barrera o Jesús Téllez. Fui muy amigo de Carlos Trápaga.

“Cuando coincidía con compañeros del ESTO, ellos se iban a la cobertura y yo nada más los apoyaba; eso me pasó mucho con Luis García Olivo, con el que trabajé también mucho tiempo juntos”, recuerda.

Fernando explica que cuando Mario Vázquez Raña adquirió la cadena periodística de la familia García Balseca en la década de los 70, se hizo aún más aficionado al ESTO luego de que conoció a don Mario cuando tenía 18 años, en 1978, con el que estrechó lazos desde entonces, colaboró con él en muchos proyectos y finalmente empezó a escribir de forma regular en El Diario de los Deportistas.

TAMBIÉN PUEDES LEER:Toño Moreno, un adicto al ESTO

“Empecé a hacer muchas cosas en el Comité Olímpico Mexicano con don Mario, me invitaba de maestro de ceremonias a los abanderamientos y nos veíamos en los eventos olímpicos, siempre estuve pegado. En 1996 me invitó a través del Comité Olímpico Mexicano, a dar una presentación de tres minutos sobre los medios de comunicación y el olimpismo en el centenario olímpico, que tuvo lugar en París”, cuenta.

“Imagínate, me tocó hablar ante Juan Antonio Samaranch (ex presidente del Comité Olímpico Internacional), Joao Havelange (ex presidente de la FIFA), los más grandes atletas olímpicos de la historia y eso fue gracias a don Mario, que me extendió la invitación. Fui representando al Comité Olímpico Mexicano junto con don Guillemo Montoya, que era el secretario general”, añade.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias, manda la palabra ALTA en este enlace

UNA LARGA RELACIÓN 

Cuando se mudó a Estados Unidos en 2000, Schwartz pensó que “santo que no es visto, no es adorado” y pidió a don Mario espacio para escribir en el ESTO. Entonces se abrió una colaboración que se volvió permanente y que cumple ya 21 años con su columna En la Cancha, que se publicó inicialmente una vez por semana y que hoy se puede leer martes, jueves y sábado, además de que publica las entrevistas exclusivas que realiza.

“Me faltan dos años en el ESTO para igualar lo que hice en Televisa, donde estuve 23 años, son los medios donde he tenido mayor permanencia porque, después me convertí en el Loco Abreu del periodismo, anduve cambiando de camiseta y brincando de un lado a otro.

“Siempre me gustó leer el ESTO, incluso cuando yo me fui a vivir a EU en 2000, cada vez que venía a visitar a mi mamá me llevaba yo mi tambache del ESTO, que me tenía de tres o cuatro meses para leerlos allá porque, aunque el internet comenzaba a tomar fuerza, ahí me gustaba ver en papel y leer en papel todo lo que había sucedido, aunque fueran ya noticias viejas”, detalla.

Por todo esto, Fernando es y se asume como parte activa de la historia del ESTO, y se siente orgulloso de los 80 años de un diario que ha marcado época y que a pesar de su historia y su aire clásico, se ha adaptado a la nueva forma de hacer periodismo.

Ser parte del ESTO es padrísimo, porque todo el mundo hablaba siempre del sepia, fue una tradición y ahora que cambió a color y se mezcló con el sepia, no se perdió la tradición, incluso en línea, tampoco se pierde ese color.

TE RECOMENDAMOS: A 40 años de la legendaria victoria de Salvador Sánchez sobre Wilfredo Gómez

“Ha sido una de las grandes experiencias que me ha pasado a lo largo de la carrera. Felicito a la familia que ha mantenido a la Organización Editorial Mexicana tras la partida de don Mario y que el ESTO cumpla muchísimos años, más porque es parte del acervo cultural deportivo de este país”.

RECIBE EN TU CORREO LA INFORMACIÓN MÁS DESTACADA DE LOS DEPORTES, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

🔊Escucha nuestro podcast🔊

Todos ganaron en el juego de los 80 años del ESTO

El partido de los trabajadores del Diario de los Deportistas se disputó en el estadio Jesús Martínez “Palillo”

Humberto Chiquita González no olvida su primera portada en el ESTO

El histórico púgil mexicano platicó sus experiencias en el ring en nuestro 80 aniversario

Tibio Muñoz guarda en una vitrina las portadas que se llevó en el ESTO

El recuerdo del oro, además de la medalla, vive en la casa del Tibio gracias a las portadas del Diario de lo deportistas

Lorena Ochoa conectó con su público en el ESTO

En nuestro 80 aniversario, la histórica tenista mexicana recordó los momentos más memorables de su carrera

NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS